Fundamentos

Los países de las Naciones Unidas (ONU) han comprometido 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) sobre temáticas sociales y medioambientales críticas, que la humanidad debe alcanzar al año 2030 para el logro de una relación armónica con la Tierra, sus ecosistemas y sociedades. Dentro de estas, la meta 4.7 busca garantizar una educación universal que promueva en sus estudiantes la adquisición de los conocimientos y competencias necesarios para la ciudadanía mundial y la promoción del desarrollo sostenible (Naciones Unidas, 2015).

En este contexto, dada la magnitud de los desafíos mundiales, Swarmob busca sembrar en las nuevas generaciones la capacidad para coordinar iniciativas colectivas de forma geográficamente distribuida, aprovechando el potencial de los medios digitales para la transformación positiva del mundo.

Para esto, promovemos el empoderamiento de las comunidades escolares como centros de formación para la sostenibilidad global, mediante el uso de metodologías activas digitalmente mediadas. Así, estudiantes y profesores de diversos territorios son acompañados en el desarrollo de proyectos de colaboración en red, adquiriendo habilidades y conocimientos para la generación de impacto colectivo, y estableciendo vínculos inter-culturales con otras escuelas y organizaciones aliadas con propósito social y medioambiental.

Aprendizajes con impacto

¿Qué significa Swarmob?

El nombre Swarmob surge de la composición de dos conceptos:

Swarm Intelligence (Inteligencia de Enjambre): rama de la Inteligencia Artificial que estudia el comportamiento colectivo y armónico de sistemas descentralizados auto-organizados, compuestos por múltiples individuos de cuya actividad conjunta emergen propiedades globales coherentes, típicamente caracterizados por los enjambres de abejas, las bandadas de pájaros o las colmenas de hormigas (Roy, Biswas & Chaudhuri, 2014).

Smart Mob (Multitud inteligente): grupo de personas que gracias al uso de tecnologías de comunicación digital es capaz de coordinarse con rapidez y a gran escala para movilizarse por una causa (Rheingold, 2002).

Así, Swarmob surge como una iniciativa que busca sembrar en las nuevas generaciones la capacidad para coordinarse de forma geográficamente distribuida aprovechando los medios digitales, articulando diversas iniciativas colectivas que en su conjunto contribuyan a la transformación positiva de nuestro mundo.

Principios de participación

Polinización Intercultural

Cada aprendiz tiene una historia y localidad desde la cual ha construido su conocimiento, a partir de ello, este principio promueve la búsqueda activa de colaboración en grupos de afinidad conformados por miembros de culturas o comunidades diversas, para el intercambio de ideas, conocimiento y trabajo que permita a cada integrante construir un capital social global y encarnar nuevos conocimientos que contribuyan a acelerar los procesos de transformación de su localidad, comunidad u organización de referencia.

Construcción de confianza

En el contexto de una comunidad global que está aprendiendo a trabajar en equipo a distancia de manera efectiva, es necesario que sus miembros establezcan relaciones de confianza para la generación y mantención de nuevos vínculos. Esto contempla una serie de elementos, como: (a) la responsabilidad en el cumplimiento de tareas y compromisos, (b) la generación y difusión de evidencias que avalen sus logros previos y capacidades, (c) la empatía y flexibilidad para comprender, apoyar y adaptarse a sus pares que están en proceso de adquisición de las habilidades y recursos técnicos e institucionales necesarios para la adecuada participación, (d) la humildad y respeto que permitan el reconocimiento y valoración de los aportes de los pares, independientemente de sus orígenes.

Búsqueda de impacto

El mundo requiere de una humanidad capaz de generar acciones positivas para el desarrollo de su entorno cultural, medioambiental y social, lo que debe ser perfeccionado tanto desde las ideas que originan nuestras acciones, hasta la forma como estas se comunican para generar adhesión y propagación. Muchas veces la consecuencia potencial o real de nuestras acciones puede no ser reconocida por un receptor o comunidad, y por ello ver reducido o impedido su impacto positivo en el mundo. Por ello, es necesario identificar las propias convicciones e ideas, valorarlas críticamente en cuanto a su contribución, ejecutarlas, evaluarlas y comunicar sus resultados de modo que otros puedan experimentar su contribución y adherir a su crecimiento.

Valoración de la experiencia

El conocimiento se construye por medio de la experimentación en el mundo, por esto es necesario valorar la propia experiencia, haya o no conducido ésta a un logro concreto o exitoso. En una comunidad que está aprendiendo a colaborar a distancia, se requiere una visión paciente y comprensiva de su proceso de aprendizaje, reconociendo y valorando desde un proceso de metacognición el aprendizaje logrado, tanto en el error como en el éxito, rescatando la huella de expertiz y las relaciones sociales que quedan, ya que estas serán la clave del éxito en futuras y aún desconocidas aplicaciones.

Entretenimiento activo

Las actividades divertidas o apasionantes involucran a sus participantes de manera intrínseca, entregando lo mejor de sí sin escatimar en el tiempo dedicado a ellas. De este tipo de actividades surgen los mejores frutos de la creatividad y esfuerzo colaborativo. Es responsabilidad de cada participante identificar lo fascinante de cada situación o desafío de manera activa y propositiva e invitar a otros a cautivarse por ellas desde esta visión.

Colaboración continua

Al ser esta una comunidad de aprendizaje, este debe ser el propósito articulador de toda experiencia. Se espera de sus miembros la búsqueda permanente por ayudar a otros y a sí mismos a aprender de cada situación y persona, y a profundizar en la comprensión y aplicación de los principios orientadores de esta comunidad.